miércoles, 29 de octubre de 2014

Feliz no cumpleaños


Hace unos días fue el cumpleaños de una de mis personitas favoritas, por la culpa de la cual me tenéis por aquí y la que siempre, siempre, siempre sabe sacarme una sonrisa con alguna de sus múltiples facetas. Querida Igone (where are my books) feliz NO cumpleaños!!! 

Una de las cosas que para mi tienen más importancia es la tarta del día del cumple, sin tarta no se cumplen años(así que ya sabéis si no queréis cumplir más no hagáis tarta ;) ). Os tengo que confesar que la suertuda de Igone tuvo dos tartas este año, la primera porque lo prometido era deuda y yo era deudora de su cumple pasado y la segunda para poner las velas de este año. La primera tarta fue la tarta de chocolate con la que inicié el blog y la segunda es con la que os traigo la receta de hoy. Rezo para que no me mate al ver el post jijiji
Manos a la obra y a disfrutar haciendo esta tarta estupenda para cualquier ocasión.



TARTA DE NO CUMPLEAÑOS

Dificultad media
Tiempo de preparación 120 min
Tiempo de cocción 45min 

para el bizcocho de yogur
3 huevos
1 yogur natural
3 medidas de yogur de azúcar
1/2 medida de yogur de aceite de girasol
1/2 mediad de yogur de leche
4 medidas de yogur de harina
1 sobre de levadura tipo Royal
1 cdita de extracto de vainilla
100gr frambuesas opcional

para el frosting de philadelfia
600g queso de untar tipo Philadelphia
150g mantequilla
300g azúcar aproximadamente
1cdita esencia de vainilla

para el almíbar de frambuesa
100ml agua
100gr azúcar 
las pepitas de frambuesa

 .1 Empezamos precalentando el horno como siempre a 180º calor arriba y abajo. Alineamos el molde con papel de horno o lo espolvoreamos con mantequilla y harina.
.2 Preparamos el bizcocho, batiendo los huevos con el azúcar hasta que queden espumosos. Luego añadimos el resto de los ingredientes líquidos. 
.3 Este paso es opcional. Para que el bizcocho tenga ese color lila sin la necesidad de añadir colorante alimentario haremos una compota con las frambuesas, poniéndolas al fuego en un cazo con una cucharada de azúcar para que suelten el jugo. Dejaremos que se hagan durante 5 minutos a fuego medio para que suelten toda la esencia. Cuando estén las colamos y apretamos bien dejando solo las pepitas en el colador. Las pepitas las conservamos para el almíbar de la tarta.
.4 Con movimientos envolventes incorporamos la harina tamizada junto con la levadura y metemos al horno unos 45 minutos o hasta que al pinchar el bizcocho con un palillo salga limpio.

.5 Para el frosting todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente y en la cocina no debe hacer mucho calor porque corremos el riesgo de que el frosting acabe siendo sopa. Batimos la mezcla durante 5 minutos aproximadamente a una velocidad alta (al principio pondremos la batidora al mínimo hasta que se incorpore el azúcar glass, en el caso de querer ser Elsa de la peli Frozen batir a máxima potencia ;) )
.6 Para el almíbar pondremos en un cazo el agua el azúcar y las pepitas sobrantes de frambuesa, llevaremos a ebullición durante 3-5 minutos. Después colaremos las pepitas.



.7 Montaremos la tarta cuando el bizcocho se haya enfriado por completo. Primero nivelaremos y cortaremos el bizcocho en 3 planchas, después con la ayuda de un aro desmontable para que la tarta quede bien recta iremos mojando el bizcocho con el almíbar. Con una cuchara extenderemos el frosting intentando que quede nivelado. Cuando hayamos terminado el montaje de las capas, dejaremos en la nevera unos 15 minutos para que coja consistencia y volveremos a sacar para quitar el aro y untar de una fina capa de frosting para pegar toda la mida que pueda soltarse del bizcocho (de esta manera conseguiremos un acabado mas limpio). Volveremos a meter unos 5 minutos a la nevera y al sacar terminaremos de cubrir con el frosting y una espátula o un cuchillo liso, intentando que quede lo más lisa posible. Si no lo conseguimos un truco es utilizar una tapa de encuadernar de acetato para repasar las imperfecciones. Decorar con unas fresas o frambuesas y listo!!!

La tarta queda muy jugosa y el bizcocho súper esponjoso, combinado con el frosting de queso es una delicia...








jueves, 23 de octubre de 2014

Bienvenido otoño

Os cuento como transcurrió mi día de ayer y es que estoy muy indignada con el tiempo. Nada más levantarme miro siempre por la ventana y compruebo la temperatura (mejor si veo a alguien para copiarme las capas de ropa). Todo indicaba a que era necesario abrigarse, me puse las botas, un jersey gruesito y unos leggins. Pero como siempre cuando inauguro botas haga el tiempo que haga en el momento de ponérmelas suben las temperaturas mínimo 15grados de golpe. Pues bien, a lo largo de la mañana fue subiendo el termómetro hasta alcanzar los 32 grados, si si 32!!! Quiero hacer un llamamiento al otoño, que por favor se arranque ya y deje de marear a los mortales. 

Hoy vengo con una entrada que por otro lado por poco no sobrevive. Siempre que hago el montaje del chiringuito para hacer las fotos se me olvida cualquier cosa y tengo que regresar a mi habitación dejándolo todo montado. Hasta aquí parece todo normal, pero quería añadir el pequeño detalle que soy mamá de Sparky y Nina dos perretes monísimos y muy, muy glotones. En una de las escapadas para coger el trípode al volver Sparky ya estaba llegando al bizcocho, casi me da algo...Por suerte pude hacer de SuperWoman y rescatarlo. 
Así que hoy vamos a ponernos las botas y a preparar esta deliciosa tarta rústica de manzana caramelizada.

TARTA DE MANZANA CARAMELIZADA

Dificultad baja
Tiempo de preparación 30min
Tiempo de horneado 40min aprox

3 manzanas 
3 huevos
1 yogur natural
3 medidas de yogur de azúcar
1/2 medida de yogur de aceite de girasol
1/2 mediad de yogur de leche
4 medidas de yogur de harina
1 sobre de levadura tipo Royal
1 cdita de extracto de vainilla


.1 Precalentar el horno a 180º calor arriba y abajo, en mi caso rejilla segunda ranura de abajo a arriba.
.2 Para caramelizar las manzanas primero hay que pelarlas y descorazonar. Cortar en gajos de medio cm de grosor. En una sartén pequeña agregar dos cucharadas de azúcar y dejar que empiece a caramelizar . Cuando esto ocurra añadir las manzanas y hacerlas por ambas caras para que se impregnen del caramelo. Repetir la operación hasta terminar con las manzanas.
.3 Colocar las manzanas en el molde, preferiblemente alineado con papel de horno. 
.4 Para el bizcocho, batir los huevos con el azúcar hasta que formen una crema. Añadir el yogur, el aceite, la vainilla y la leche y batir hasta que se integren. Añadir la harina tamizada junto con la levadura a la mezcla con movimientos envolventes.
.5 Cubrir las manzanas con la masa del bizcocho, hornear de 30 a 45min hasta que al pincharlo con un palillo éste salga limpio. 
.6 Desmoldar y dar la vuelta en el plato donde se vaya a presentar. 


Lo primero que puedo destacar de esta tarta es el aroma, huele que alimenta!!! La manzana le aporta una jugosidad y textura increíbles. El bizcocho queda muy esponjoso y tierno, de los que hay que cortar con cuchillo muy afilado porque sino se aplasta. Espero que la probéis 

TRUCOS 
El bizcocho jamás se ha de cortar cuando está caliente porque toda la miga se queda apelmazada estropeando la esponjosidad. 
Nunca, nunca, nunca hay que abrir el horno antes de los primeros 25min de horneado porque si lo hacemos nos aseguramos que se hunda el centro. 
Si el bizcocho se empieza a dorar demasiado durante el horneado lo mejor es cubrirlo con una hoja de papel de aluminio, de esta forma se terminará de hacer pero no se quemará.




jueves, 16 de octubre de 2014

Volviendo a la niñez

Las frambuesas siempre me llevan de vuelta a mi niñez. Corretear por el huerto de mi abuelo en busca de aventuras, cogiendo fresas, cerezas, frambuesas muy felizmente. Y es que no hay mejor etapa que la niñez, el único pero que puedo ponerle es el constante deseo de hacerse mayor… ojalá todos pudiéramos volver a nuestros mini yo para advertir de que no hay mejor edad que la que estás viviendo en cada momento. Así que para volver a saborear esos momentos he decidido elaborar una receta con matices felices. Hoy me pongo manos a la manga con este postre de frambuesa, crema chantilly y galleta de almendra. ¡A triunfar!




Copas de felicidad

Dificultad baja
Tiempo de preparación 10 min
Tiempo de cocción 5min


_para la crema chantilly
150ml de nata
15gr azúcar
50gr de chocolate blanco
Media vaina de vainilla

_para la galleta
60gr mantequilla
40gr azúcar
1 yema de huevo
100gr harina de almendra

_salsa de frambuesas
100gr fresas
50gr frambuesas
20gr azúcar opcional


_Preparación 

.1 Calentar la nata con la vainilla hasta que rompa a hervir e incorporarla al chocolate blanco picado a cuchillo a pequeños pedacitos. Dejar un minuto y remover hasta conseguir una crema homogénea. Enfriar en la nevera mínimo una hora.
.2 teniendo todos los ingredientes a temperatura ambiente hay que hacer una masa con la ayuda de un tenedor al principio y con las manos para terminar de formar una bolita. Estirar con el rodillo, hay que hacerlas de un grosor no superior 0.5cm para que queden bien crujientes y aporten textura a nuestra copa.
Hay que tener las copas elegidas antes de hornear las galletas ya que el diámetro de la galleta tiene que ser ligeramente mayor al de la copa porque al hacerse las galletas pueden encoger su tamaño. No es necesario tener un cortador, la masa se puede cortar con otro vaso.
.3 Triturar la fruta fresca o congelada (este fue mi caso) y colarla para eliminar las pepitas.

.4 montar las copitas poniendo un poco de salsa en el fondo, la crema con una boquilla tipo rosa. Colocar con cuidado la galleta y unas frambuesas por encima. La guinda del postre y la chispa de color es la menta totalmente opcional. 


Ahora solo queda dar un golpecito de cuchara que hará romper la galleta y comer de un bocado la mezcla deliciosa. 


viernes, 3 de octubre de 2014

El secreto mejor guardado

Hace unos años ya que soy muy fan de los programas de cocina. Me encanta ver a la gente cocinar, como cuentan sus pequeños trucos y de paso sus vidas enteras. Pues bien, en uno de esos programas que yo veía en mis inicios descubrí el oro puro de la repostería. LA VAINA DE VAINILLA. Para mí fue todo un descubrimiento porque hasta entonces nunca jamás había visto la vainilla en su estado original, de hecho no tenía ni idea que aspecto tenía la planta del extracto de vainilla que todos tenemos en la cocina. Después del descubrimiento corrí en busca del preciado tesoro hasta dar con él y ponerlo en práctica con la receta que os traigo hoy. Lo nuestro fue amor a primer horneado, desde entonces nadie nos ha podido separar y la vaina de vainilla está presente en prácticamente todas mis recetas. Siempre he pensado que si tienes el producto original, ¿para que necesitas su extracto? Para todo el que le guste el delicioso aroma a vainilla se lo recomiendo al 100% porque la diferencia es abismal. 
Y después de la parrafada va siendo hora de cocinar…Hoy algo sencillo, rápido y exquisito.

FLAN DE HUEVO Y VAINILLA

Dificultad baja
Tiempo de preparación 15min
Tiempo de cocción 30-40min


.1 Precalentar el horno a 170º con calor arriba y abajo. En mi caso siempre suelo poner la rejilla en la parte baja porque mi horno calienta más de arriba y así compenso pero si no conocéis vuestro horno lo mejor es poner la rejilla a media altura e ir controlando.

.2 Batir los huevos con el azúcar hasta que empiecen a espumar. Agregar la leche junto con las semillitas de la vainilla (abrir la vaina a lo largo, sacar todo el oro que contiene) y seguir batiendo hasta conseguir una mezcla homogénea.

.3 Mientras la crema está en la batidora, preparar el caramelo. Siempre se puede tirar del caramelo comprado pero creo que es muy sencillo prepararlo en casa y no se tarda nada. En un cazo vertemos el azúcar y un par de cucharadas de agua, encender el fuego o la vitro a potencia media alta. Cuando se empiecen a formar burbujas menear un poco el cazo para que se disuelva todo el azúcar. Hay que estar atento al cambio de color, buscamos un color dorado claro del caramelo sino con la cocción del horno se puede tostar demasiado y amargar.

.4 Repartir el caramelo en los moldes, esta cantidad es para 6 ramequins pequeños pero se puede hacer en un molde grande (lo que sea más cómodo) y verter la crema. En un recipiente apto para el horno y en el que quepan los moldes los colocamos y llenamos con agua caliente hasta la mitad o un poco menos de la altura del molde. Introducir en el horno.

.5 A partir de los 30 min hay que empezar a vigilar el flan, si el molde es grande tardara en hacerse más de 40 min. Sabremos que está listo cuando al pincharlo con un palillo este sale limpio (mismo procedimiento que los bizcochos). Dejar templar y guardar en la nevera.

.6 Decoración: si os pasa como a mí y preparáis caramelo como para el bloque entero a la hora de emplatar lo volvéis a calentar. Es necesario pasar una servilleta humedecida con aceite por la encimera (a poder ser limpia :P) y con una cuchara y el caramelo aun liquido hacer formas circulares aquí que cada uno saque su vena artística…

A devorar! Las pepitas de vainilla son imperceptibles en cuanto a textura pero el sabor que aportan es espectacular.

NOTA: es muy importante que el agua del baño María no hierva porque si no el flan quedara con una textura de tortilla, nada agradable en boca. Si vemos que está a punto de romper a hervir agregaremos agua fría. No tiréis la vaina de la vainilla, es mejor meterla en un tarro de azúcar glass para obtener al cabo de un par de días azúcar avainillado.




PD. Sigue asombrándome mi manera de enrollarme a la hora de explicar cuatro simples pasos…


viernes, 26 de septiembre de 2014

Sencillo, pero resultón

Hoy vengo con una receta deliciosa y súper sencilla. En múltiples ocasiones se me ha presentado el dilema de tener que llevar algo a alguna celebración  y no tener mucho tiempo para hacer algo elaborado, pues bien esta receta es fantástica para ello. Amantes del chocolate AL LORO! Aquí llega el BROWNIE. El brownie es uno de mis dulces favoritos, y es que reúne todas las características es dulce, de chocolate, fácil, rápido y allá donde va triunfa. Mi parte favorita es la textura ya que la parte superior queda crujiente como una galletita y la parte del bizcocho es muy suave.  ¡¡¡Lo tiene todo!!! Esta receta es de mis inicios, he ido modificando cantidades hasta creer alcanzar el equilibrio perfecto. Todo el que lo ha probado quiere repetir. 
Así que a cocinar!!

Brownie

Dificultad muy baja
Tiempo de preparación 10min
Tiempo de cocción 30min


.1 Como siempre precalentar el horno a 180º calor arriba y abajo, alinear el molde con papel vegetal o en su defecto enmantequillar y enharinar (en este caso molde rectangular de 40x20cm).

.2 Batir los huevos con el azúcar a velocidad media alta con la batidora de varillas o  a mano para hacer buenos bíceps hasta que la mezcla doble su volumen y quede de un color amarillo muy pálido (importante batir bien los huevos ya que la receta no lleva levadura y en caso contrario nos arriesgamos a preparar huevos revueltos con chocolate). Yo suelo dejar que la máquina trabaje hasta que no queden grumitos del azúcar.

.3 Por otro lado poner un cacito con agua muy muy caliente o la calentamos al fuego. En otro recipiente más o menos del mismo tamaño que el cazo con el agua verter el chocolate picado en trozos, la mantequilla y el cacao. Poner el recipiente del chocolate encima del agua con mucho cuidado de que no entre agua en la mezcla y que tampoco hierva el agua ya que podría quemar el chocolate y volverlo amargo. Removemos constantemente hasta que los ingredientes queden homogéneos y después apartamos del calor. Este paso es el famoso baño María.

.4 Cuando el chocolate este un poco templado lo incorporamos a los huevos con movimientos envolventes y asegurando que la mezcla queda bien integrada. En este momento se puede meter el dedo ;).

.5 Tamizar la harina e incorporarla poco a poco al brownie y verter al molde. Repartir las chispitas de chocolate por encima y directo al horno.

Hornear unos 30min hasta que al pincharlo el palillo salga casi casi seco.





Además de estar muy bueno perfuma toda la casa (y la de los vecinos, si están cerca).


domingo, 21 de septiembre de 2014

Antojos

Soy de esa clase de personas que en momento de desesperación darían un riñón por cualquier cosa dulce. Desde pequeña siempre he tenido este problema, tanto es así que cuentan las leyendas que cuando veía un trocito de chocolate, aunque fuera a lo lejos, me ponía a temblar de la emoción. Visto desde mi perspectiva actual creo que lo mío era serio y rozaba la adicción. Por suerte a lo largo de los años he aprendido a controlarme, porque después  de los 16 parece que nuestro cuerpo ya no es tan majo, sino más bien se vuelve rancio y desagradable guardando toda caloría sobrante en la zona Michelin (gracias!). Pero tengo que confesar que de vez en cuando tengo antojos serios, me nublan la mente y ya no me dejan pensar en nada más que en lo que me apetece comer. Así que, después de más de una semana con el antojo de una tarta en concreto, os traigo la señora Red Velvet Cake. Clásico dónde los haya, el sabor, la textura y la elegancia de este dulce son un deleite. Por internet circulan infinidad de recetas, yo he probado unas cuantas y me quedo con esta. 
No me enrollo más y ¡a cocinar!


RED VELVET CAKE




Ingredientes para el bizcocho______________________________________________________

250g harina
250g azúcar
1cdita cacao puro en polvo
1cdita sal
1 sobre de levadura Royal(o similar)
2 huevos grandes
200g aceite de girasol

1 yogur natural
1cdita colorante rojo tipo Wilton 
1cdita de vinagre
1cdita esencia de vainilla
3cdas leche

Ingredientes para el frosting

600g queso de untar tipo Philadelphia
150g mantequilla
300g azúcar aproximadamente
1cdita esencia de vainilla

Preparación_____________________________________________________________________

.1 Precalentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo, todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente.
.2 Tamizar todos los ingredientes secos juntos (harina, azúcar, cacao, sal y levadura).
.3 Batir los huevos hasta que queden espumosos, incorporar el aceite y la esencia de vainilla mientras se sigue batiendo. Añadir a la mezcla homogénea el yogur natural, el colorante y por último, el vinagre.
.4 A la mezcla anterior se han de incorporar con movimientos envolventes los ingredientes secos del paso 2. Cuando no queden grumos verter la masa en el molde alineado con papel de horno o enmantequillado y enharinado, yo prefiero lo primero.
.5 Hornear 40 min, los primeros 20min es importante NO abrir el horno porque el bizcocho puede colapsar y hundirse por el centro. Sabremos que está listo cuando al pincharlo con un palillo éste sale seco.
.6 Dejar enfriar el bizcocho sobre una rejilla y después nivelar y cortar con una lira o cuchillo.
.7 Para el frosting, batir todos los ingredientes juntos alrededor de 5 min a velocidad media-alta, hasta que cambie de color y quede esponjoso.

.8 Con el bizcocho cortado y el frosting listo montar la tarta. Es necesario, para conseguir un acabado más limpio dar una capa fina de frosting a la tarta ya montada y dejarla un mínimo de 40min en la nevera. De esta manera al sacarla, todas las miguitas del bizcocho estarán enganchadas a la primera capa de frosting y no las podremos arrastrar con el acabado final. Decorar la tarta con el frosting sobrante y listo. 

A DEVORAR